FANDOM


Black rock shooter figure huke i-1

Blaze Joint, Vizard.

Introducción Editar

Blaze Joint es una Vizard y ex-shinigami del Noveno Escuadrón en el Gotei 13.

Apariencia Editar

Blaze es una joven de piel pálida, cabello largo y negro, usualmente recogido en dos coletas en lo alto de su cabeza. Sus ojos gélidamente azules destacan entre sus demás rasgos, sobretodo porque uno de ellos, el izquierdo, suele reflejar su reiatsu. Blaze no puede controlar esta “fuga” pero tampoco suele prestarle atención debido a que no le supone problema alguno. No es muy alta dado que mide unos 167 centímetros pero guarda una figura esbelta a la par que ágil pese a carecer de gran resistencia. En general suele enguantarse las manos ya que le desagrada el contacto con otros materiales pero cuando entra en combate prescinde de los guantes.

Personalidad Editar

Tiene una mentalidad fría, reservada y hasta cierto grado calculadora. Todo esto se debe a que carece de facilidad para otorgar confianza a los de su alrededor y necesita tiempo y algunos actos para decidirse a entablar una relación con los demás. Cuando vivía era una joven corriente, alegre, inocente y demasiado confiada pero tras ciertos sucesos en los que fue traicionada perdió todos aquellos conceptos a favor de la que fue su nueva actitud. Aunque puedan desagradarle ciertos aspectos es leal y obediente en cualquiera de las órdenes que reciba, y sin excepción ejecuta lo que se le haya mandado a pesar de las consecuencias lo que no evita que en ocasiones busque la forma de cumplir sus obligaciones llevando a cabo también ciertas acciones en su provecho.

Sinópsis Editar

Blacky2

Blaze Joint

Nació en Inglaterra, pero como su padre, tras unos cuantos años, fue enviado a Japón por trabajo y de forma indefinida, su madre y ella terminaron por mudarse también. Al poco tiempo se establecieron en Karakura, y las cosas iban bien: Su madre tenía su propio taller ya que se dedicaba a la restauración de muebles y pinturas de arte, su padre aunque pasaba poco tiempo con ellas adoraba su trabajo y ella pese a parecerle complicado adaptarse, acabó haciéndolo. Al principio no dominaba por completo el idioma y en el instituto al que asistía no entendía las lecciones por completo, pero en cuestión de semanas hizo amistad con unas compañeras, las cuales la ayudaban a entender los hábitos y costumbres de aquella cultura, la escritura japonesa, las tareas de clase…

Todo empezaba a ser perfecto, y durante meses se mantuvo así: Una rutina a la que era fácil acomodarse, nada de preocupaciones extras. Pero todo lo bueno siempre tiene un fin, y tan pronto como llegó la primavera de ese año, se marchitó su carácter y su vida finalizó mucho antes de lo que cualquiera hubiera pensado. Era joven, despreocupada, cariñosa y agradable en términos genéricos pero después del accidente que terminó con su vida todas esas cosas desaparecieron, siendo sustituidas por la rabia, la frialdad y el deseo de venganza.

Una tarde cuando volvía a casa en compañía de sus amigas comenzaron a pasar algunas extrañas cosas: El suelo temblaba y se resquebrajaba, el ambiente se hizo muy denso y pesado, a su alrededor los objetos caían, y enseguida las paredes se empezaron a sacudir y a caer en pesados cascotes. Las jóvenes echaron a correr pero una de las amigas cayó al piso y quedó inmovilizada por algo que no podían ver. Sin saber qué hacer las chicas se quedaron mirando y Blaze y otra compañera corrieron en auxilio de la caída. Cuando ésta estuvo en pie de nuevo empezaron la carrera hasta que la pared más cercana al grupo se derrumbó. Blaze quedó atrapada bajo los escombros mientras se escuchaban ensordecedores ruidos a su alrededor y muerta de miedo gritó pidiendo ayuda a sus amigas. Ninguna de las chicas se movió, ni siquiera aquella a la que había ayudado, ni la que la acompañó a salvar a la primera, ninguna. Tan pronto como la joven las miró, huyeron del lugar.

El shinigami encargado del lugar llegó a tiempo para evitar que su alma cayera en manos del hollow, pero no para evitar su muerte. A sus ojos las cosas dejaron de temblar, el ambiente volvió a la normalidad pero poco a poco fue perdiendo la consciencia, mientras lo único en lo que pensaba era “Betrayed” (“Traicionada”)

A su llegada al Rukongai, no era muy diferente a todas las almas del lugar, quizá lo único que sobresaliese en ella fueran su antipatía hacia los demás y su incontrolada rabia. Es posible que por eso y por otras razones que ella aún desconoce se presentara para el examen de shinigami; Ciertamente se sorprendió al ver el resultado pero dado que ya carecía de meta alguna no le produjo gran satisfacción. Sin más se apresuró a entrar en los Trece Escuadrones de Protección y a cumplir todo aquello que se le ordenara, ya que aquello que deseaba, venganza, jamás lo tendría realmente por lo que asesinar a otros hollows le era suficiente.