FANDOM


HitokiriKorosu

Hitokiri Korosu, Teniente del Onceavo Escuadrón.

Introducción Editar

Hitokiri Korosu es el Teniente del Onceavo Escuadrón en el Gotei 13, bajo el mando del Capitán Gorguz Almira.

Apariencia Editar

Chico de 1.75. No destaca por su altura ni por su gran masa muscular ya que ésta es alguien normal entre un Teniente, ni poco ni desmesurado. Su pelo, claramente diferente dado su color blanquecino, siempre está alborotado. Sus ojos son color violeta y una marca del mismo color se encuentra debajo de su ojo izquierdo. Suele llevar los ojos casi cerrados para ignorar lo que pasa a su alrededor.

Personalidad Editar

Persona tranquila, indiferente y nihilista. Le da igual casi todo lo referente a los sentimientos de los demás, solo le interesa la gente que le cae bien que suele ser muy poca; no entiende ni capta el sarcasmo ni tampoco las indirectas, no entiende los gestos faciales y no puede saber el estado anímico de las personas según su comportamiento. Esto se interpreta en que no puede ver cuando una persona está triste, a no ser que se represente en gran medida como es el caso de que estuviese llorando o en el caso contrario que estuviese sonriendo y gritando de felicidad.. No suele relacionarse con mucha gente, solo con la que el piense que es “apta” o está a su altura. Su comportamiento suele ser frío y sus respuestas secas.

Sinópsis Editar

Hitokiriavy

Hitokiri Korosu

Nacido en el seno de una familia rica, fue criado como hijo único, lleno de mimos y detalles. El colegió donde estudiaba estaba lleno de gente como el, príncipes de reinos cercanos y niños de familias ricas como el. Un día en el patio, jugando con varios niños, le pareció ver una sombra que rodeaba el colegio pero no le dio mayor importancia. Así transcurrió un año entero y a la edad de 15 años, en el colegio, una sombra le golpeó, dejándole inconsciente. Al despertar no había nadie en la clase, ni en el instituto. Muy preocupado volvió a su casa, corriendo y con un miedo que le agarrotaba los músculos. Cuando llegó a la puerta de su casa su rostro se puso pálido; la puerta de madera estaba partida con unas marcas de garra, la sombra atacaba a su familia. Entró en su gran casa y lo que vio le dejó petrificado. Su padre estaba quieto, con una Katana en las manos frente a una bestia de color negro que llevaba una mascara que le cubría la cara y parte del pecho. El padre de Hitokiri bloqueaba los zarpazos de la bestia, que parecía ser implacable. Hitokiri se acercó a su padre, con un palo de billar en las manos y le intentó clavar el palo en el pecho a la bestia, pero esta ni se inmutó y de un manotazo estampó al padre y al hijo contra la pared. Hitokiri se puso de pie, un hilo de sangre recorría toda su cara y lo veía todo borroso. El hollow se colocó delante de el y le atravesó con su mano llena de hueso, matándolo al instante.

Hitokiri se despertó en el Rukongai, un hombre le había llevado a la Academia para que allí le curasen. Nada mas se despertó gritó ya que no sabía donde estaba. Agarró un kendo para entrenar y se puso en guardia, aunque no sabía pelear, en momentos de pánico hacía cualquier cosa para salvar su vida. Un Shinigami se le acercó y le explicó donde estaba, vio en las ropas de aquellas personas las de su padre cuando luchó contra la bestia, entonces comprendió que ellos eran los buenos.

Pasaron 4 años, Hitokiri ya tenía 19 y pronto cumpliría los veinte. Hoy era el día de la graduación en la Academia. Con veinte años recién cumplidos se le asignó el onceavo escuadrón. A Hitokiri le gustaba este escuadrón y también sus ideales.