FANDOM


Sptweekbyaquafeles

Rudiger Fenske, Quinto Bound.

Introducción Editar

Rudiger Fenske es una miembro de la familia Bound liderados por Nasha

Apariencia Editar

Rudiger es un joven de mediana estatura, delgado y frágil. Tiene el pelo rubio y alborotado, y sus ojos son grandes y de color azul celeste. Suele vestir camisas de botones que acaban irremediablemente arrugadas y destartaladas a causa de sus incesantes temblores. Aparenta la edad de 16/17, pero lleva vivo y viajando por el mundo alrededor de 100 años.

Personalidad Editar

Es nervioso y asustadizo con todo el mundo, sean conocidos o no. Siempre que habla lo hace mediante tartamudeos. Es tímido y vergonzoso en todo momento, incluso en mitad de un combate, pero no duda en liberar a su mascota para controlar la situación. Jamás se separa de una buena taza de café, según él y aunque parezca increíble, es lo único que puede ayudarlo a hablar medianamente bien. Su principal defecto como persona es que se apoya demasiado en sus compañeros, no se siente útil en solitario, no se siente capaz de hacer nada por si solo.

Sinópsis Editar

Avatarsu

Rudiger Fenske

Rudiger Fenske es un joven sin amigos ni enemigos, nadie sabe que existe. Vino al mundo en el seno de una familia dedicada al trabajo del campo y por lo tanto, debían ser una familia numerosa para trabajar el campo y sacarle el máximo provecho. Lo curioso, es que desde su nacimiento fue completamente ignorado por sus padres y hermanos, quizás debido a su carácter callado y asustadizo pero, ¿ignorarlo hasta el punto de no ponerle un plato en la mesa a la hora de comer? El problema crecía a cada año que pasaba: Cuando su madre hacía de comer debía recordarle que él también comía, cuando salían a pasear debía asegurarse de salir antes que el resto para evitar quedarse encerrado en casa...aún a pesar de eso le daba vergüenza quejarse y levantar la voz por aquel extraño comportamiento. Pronto se acostumbró a esa vida.

Un día, tras un extraño e inexplicable suceso que Rudiger achacó erróneamente al cambio de estación, la tierra perdió su fertilidad y la familia Fenske se vio obligada a abandonar su hogar y marcharse a otro lugar. Pero esta vez el chico no tuvo tanta suerte, sus padres se marcharon del lugar olvidando completamente a uno de sus hijos en la vieja y arruinada granja. Sin nada más que lo atara a aquella casa, decidió irse él también, buscarse la vida. Estaba mejor solo.

El tiempo pasó veloz y Rudiger notaba que algo no iba bien, por mucho que comiera jamás calmaba su hambre, por mucho que bebiera siempre tenía sed y lo más preocupante, empezó a ver gente que nadie más lograba ver. Supo entonces que aquel extraño suceso que le había arrebatado a su familia le había hecho algo más, lo había cambiado. Sus sospechas terminaron por volverse realidad cuando inconscientemente, posiblemente por instinto, acabo "absorbiendo" a una de esas personas que nadie más podía ver, y solo de ese modo sus necesidades vitales se vieron satisfechas. Lo mejor era que fuera donde fuera, siempre aparecían esas extrañas entidades, estaban por todas partes. Era su salvación, no necesitaba nada más para subsistir, o eso creía él, aún le faltaba algo.

Continuó viajando por toda Alemania durante años, aprendiendo "accidentalmente" cada vez más sobre lo que le había sucedido. El devorar a esas personas le proporcionaba una extraña longevidad, hasta el punto de pasar más de 50 años y no envejecer nada. También descubrió para su sorpresa que nunca había viajado solo, podía sentir una extraña presencia cada vez más intensa en su interior, aullando para ser liberada, se sintió algo reconfortado por ello, aprendió que la compañía era más valiosa de lo que había creído.

Con el tiempo acabó por liberar esa entidad, descubrió más sobre lo que le había sucedido gracias a esa criatura. Pero lo que jamás pudo pensar fuera que hubiera otros como él. En efecto, escuchó rumores por toda Alemania, y aunque parecían solo cuentos de brujas él investigó a fondo. Al parecer, la mayoría de los rumores apuntaban hacia el Este, a una pequeña ciudad de Japón, en ella se habían calculado el mayor número de sucesos y accidentes inexplicables de la historia. Aquello llamó la atención del chico y sin esperar más partió hacia el país del sol naciente. Por el camino sus habilidades se afilaron, el poder de su compañero era impresionante, pero quien sabe que clase de monstruos podía encontrar en esa ciudad. Al menos algo no había cambiado en su vida, nadie sigue sin conocerle, nadie se preocupa por él. No existe.